Espacio matriz

El espacio matriz en el que se resume mi proceso es el siguiente:

Imagen

 

Para poder ver la evolución de mi trabajo, adjunto el espacio matriz de mi primera aproximación, la cual considero inconexa en cuanto al paso de una fase a otra y carente de interés, puesto que la cubierta, como nos dijeron en clase, consiste en una mera cubierta.

Imagen

Anuncios

Entrega final

Continuando con el ejercicio que comenzamos, hemos tenido que tantear y tantear hasta encontrar una solución adecuada.

Comencé el proceso de nuevo, desde dibujar la planta del Guggenheim con madejas de líneas, al estilo Giacometti para geometrizarlo, con herramientas variadas como el dibujo a mano o el photoshop.

Imagen

Imagen

Imagen

 

 

La imagen obtenida me hace imaginarme una sección de una construcción con pliegues y planos inclinados.

Como no sabía muy bien cómo enfocar esto, decidí geometrizar exclusivamente la zona de intervención, lo cual me daba ideas sobre la ubicación de los distintos planos.

Imagen

Imagen

 

Hice un primer dibujo, imaginándome cómo sería el espacio.

Imagen

La maqueta resultante, tras haberme hecho una idea fue esta:ImagenImagen

Imagen

ImagenImagen

Imagen

La forma de recorrerlo y la función de este espacio se reflejan en estos dibujos:

Imagen

Imagen

Mi idea es crear un espacio más o menos abierto, con distintas alturas y plegados a modo de cubiertas y paredes, gracias a los que se puede disfrutar de sombra, al mismo tiempo que permite que entre la luz y el cual acoja a todo tipo de población, desde niños, hasta adultos y ancianos, puesto que al ampliar la zona de intervención hasta la explanada, se puede construir un pabellón cúbico que, probablemente, sea más confortable para personas de considerable edad.

 

Guggenheim – Preentrega

Este ejercicio consiste en recubrir la zona de acceso al Guggenheim con el fin de mejorar las condiciones ambientales y hacer de él un lugar más “habitable”.
Es fundamental para ello, conocer bien la planta del Museo y de sus alrededores, para la cual la he dibujado mediante diferentes procedimientos (madejas, calco con papel vegetal…)
MCNA-130523-001
MCNA-130523-002
A través de estos dibujos, se crean fondos generativos:
MCNA-130523-005
MCNA-130523-006
En principio, mi idea es adoptar en cierta medida la poética de Gehry y no oponerme a ella, es decir, usar esas juegos de líneas curvas tan propios de él, prescindiendo de las rectas.
Mi primera idea se refleja en esta “maqueta” hecha con un material moldeable con el fin de poder curvar las superficies más fácilmente.
MCNA-130523-003MCNA-130523-004
Consistía, básicamente, en un gran recinto prácticamente cerrado con paredes cóncavas y convexas dentro del cuál había una gran excavación circular.
Después de esta maqueta de aproximación, hice una maqueta más “consistente” con cartón pluma, sin dejar de lado el entorno.
Conservo la misma forma que en la idea anterior, pero no me convencía el hecho de aislar el recinto con paredes, pues me parece más apropiado que se pueda disfrutar del Guggenheim también desde ahí, por lo que en lugar de delimitar el espacio con paredes, lo haga con una cubierta; aunque he decidido conservar la gran excavación porque me parece interesante que haya desnivel en los planos.
MCNA-130523-007
MCNA-130523-008
MCNA-130523-009
MCNA-130523-010
MCNA-130523-011
MCNA-130523-012
MCNA-130523-013
MCNA-130523-014
La planta sería así:
MCNA-130523-015
También hice algunos dibujos a mano de mi propuesta:
MCNA-130523-016
MCNA-130523-017
MCNA-130523-018
MCNA-130523-019

Viernes, 3 de mayo.

En nuestra primera clase después del viaje, hemos tenido que dibujar el Guggenheim de memoria, no literalmente por supuesto.

Cuando vemos un edificio, aunque no lo recordemos exactamente tal y como es, quedan grabados en nuestra memoria los aspectos más característicos, en el caso del Guggenheim podrían ser la verticalidad o convexidad y concavidad de las curvas o ausencia de líneas rectas.

En los dibujos que teníamos que hacer, debíamos conseguir un espacio que nos invitase a entrar.

ImagenImagenImagen

MCNA-130503-004

Bilbao – San Sebastián – Alzuza

Comienza nuestra aventura  en Bilbao, donde el conductor aparca justo al lado del Guggenheim.

MCNA-130501-001

 

 

En principio, no parece un edificio tan espectacular como en las fotos, pero todas esas formas curvas, esas irregularidades, invitan a rodearlo.
Conforme lo vas recorriendo exteriormente, te va sorprendiendo.  Su tamaño  parece aumentar. Se ve que Gehry era plenamente consciente de que su edificio debía ser como una gran escultura que, a su vez, estuviera en consonancia con una ciudad industrial como lo es Bilbao.
En mi opinión, el arquitecto logra salvar estas dificultades, creando “un edificio más” que no resalte demasiado por la zona urbana y sacándole el mayor partido posible por la zona de la ría.
En cuanto al material, es bastante llamativo y da la sensación de ser rugoso; aunque he de decir que lo esperaba plateado como se aprecia en todas las fotos que había visto y no tan dorado.
Tras esta primera impresión y rodear el museo, nos disponemos a dibujarlo, pero las condiciones meteorológicas no eran las más apropiadas (lluvia, frío, viento…). Por tanto, solo pude hacer un dibujo desde un punto de vista pese a que me hubiera gustado hacerlo desde otras perspectivas también.MCNA-130501-002

MCNA-130501-027

Por estos factores mencionados –clima y, sobre todo, singularidad del edificio-, mi curiosidad por ver el interior era cada vez mayor.
Me sorprendió mucho la altura y la escala del edificio. Por fuera ya parecía grande, pero por dentro produjo en mí una mayor impresión.
Se correspondía con el exterior en cuanto a las líneas curvas e irregularidades, pero, en lugar de distinguirse cada volumen que se apreciaba desde el exterior, más bien parecía un volumen unitario, aunque no uniforme obviamente.
Todo el Guggenheim gira en torno a una gran apertura central, como si fuera un atrio, alrededor de la cual van girando las distintas alturas, concretamente tres.
MCNA-130501-026

A pesar de ser tan grande, te sientes ubicado en todo momento debido a la gran presencia del ascensor acristalado, visible desde casi todo el museo.
DSC_0095

Otro aspecto destacable es que a pesar de que el exterior parece homogéneo, en el interior se usan diversos materiales, hasta seis llegué a contar.
En cuanto a la luz, es sorprendente cómo se trata de un edificio iluminado agradable y naturalmente en contraposición a la impresión exterior de ser un edificio más macizo.

MCNA-130501-005 MCNA-130501-006 MCNA-130501-007  MCNA-130501-003 MCNA-130501-004

MCNA-130501-008MCNA-130501-009

No puedo dejar de hablar del Guggenheim sin hacer referencia a las esculturas “gigantes”, que invitan a recorrerlas y te hacen sentir como un niño de seis años que va a un parque de atracciones.

MCNA-130501-010

 

Este fue un cuadro que había en una exposición del Guggenheim que llamó mi atención:

 

MCNA-130501-011MCNA-130501-012

Dejamos Bilbao y llegamos a San Sebastián.

MCNA-130501-013
No me hizo falta más que un paseo para saber por qué Burgaleta nos decía que la llamaban “Ñoñosti”.
Me pareció una ciudad muy bonita totalmente metida en la playa, pero no como otras ciudades costeras en las que se puede distinguir perfectamente la zona de costa y la ciudad conforme nos adentramos. No. En este caso, la ciudad y la playa estaban “unidas”.

MCNA-130501-017MCNA-130501-018
Otro gran edificio vasco: el Kursaal.

MCNA-130501-028

Desde fuera me pareció algo disonante con el resto de la ciudad. Todos esos edificios de siglos atrás contrastaban con este museo contemporáneo.
El interior me gustó mucho, tanto la luz, como la forma en la que te envuelve.

Además, me resultó interesante el hecho de que a través de la ventana se pudiese apreciar la cara exterior del edificio, que, como se puede observar, no es lisa.

En cuanto a los materiales, todos eran de alta calidad, pero, cabe destacar que el suelo era de roble.

En los salones de actos, según pudimos comprobar, la acústica era estupenda, de modo que el sonido llegara nítidamente a las últimas filas también.

MCNA-130501-014MCNA-130501-015MCNA-130501-016
Otro rincón mágico de San Sebastián era el Peine de los Vientos, donde la Naturaleza se manifiesta continuamente con esas grandes olas dignas de ver (aunque con cuidado y a cierta distancia).

MCNA-130501-019

 

 

Por último, llegamos a Alzuza, en la Comunidad de Navarra. En concreto, al museo de Oteiza.
El edificio me pareció atractivo interiormente, tanto por el color de las paredes, como por la forma de penetración de la luz.

MCNA-130501-029

MCNA-130501-020

 

En cuanto a las esculturas de Oteiza, las que más me gustaron fueron las de cubos a los que añadía o quitaba partes o simplemente los deformaba; aunque también dibujé algunas esculturas.

MCNA-130501-021 MCNA-130501-022 MCNA-130501-023

Cubismo

Basándonos en la foto de un compañero, teníamos que crear un dibujo cubista, para lo que hemos simplificado geométricamente cada una de las zonas de la foto (teniendo en cuenta figura y fondo). A continuación, hemos realizado una especie de collage con papel vegetal, pudiéndolo combinar de diferentes maneras, para, finalmente, retocarlo con photoshop.

Imagen

Entrega Desnudo de Duchamp

En vista de que el resultado no era el esperado, hemos tenido que repetir el proceso del Desnudo, desde la fase de photoshop hasta los renders con kerkythea, pasando por una maqueta y sus respectivas fotos y un modelo en sketchup.
El espacio matriz donde se resume todo el proceso es el siguiente:
MCNA-130425-018

18 y 19 de abril.

Esta semana hemos realizado pruebas de técnicas con las distintas herramientas (acuarela líquida, tinta estilográfica, tinta china, lejía…con pentels y pinceles)
MCNA-130419-003 MCNA-130419-004 MCNA-130418-001 MCNA-130418-002 MCNA-130418-003 MCNA-130418-004 MCNA-130418-005 MCNA-130419-001 MCNA-130419-002

 

 

 

 

 

 

 

 

Cubismo

Continuamos con el cubismo. Del mismo modo que la semana anterior, teníamos que dibujar a algún compañero, pero esta vez teniendo en cuenta la gran importancia del fondo desde un principio, que no debe diferenciarse de la figura, sino que deben agruparse y relacionarse.
Tras dibujarlo, utilizamos trozos de papel vegetal para crear una especie de collage diferenciando distintas partes y poder pintarlo con acrílicos posteriormente.
MCNA-130411-005
Como no nos dio tiempo a terminarlo en jueves, hicimos una aproximación de lo que queríamos hacer con nuestro dibujo con photoshop.
De todos modos mi resultado final me sorprendió, pues emergió una figura inesperada que vino de la fusión de la figura y el fondo al pintar con acrílicos, sin llegar a perder el rostro.
MCNA-140411-001